CRÓNICA DE UNA AUTODESTRUCCIÓN ANUNCIADA

06/10/2021
Xavier Roig - VIA EMPRESA

El sector del turismo no es el único que fuerza a la baja los salarios y la escasa profesionalización. Hay otros. La construcción, determinadas modalidades de transporte, reparto, etc. Y es que el camino que ha encontrado la economía catalana para ser competitiva ha consistido en estrangular salarios, descuidando la productividad. Esta es una manera avanzada de reducir costes a la hora de ser competitivo: cada persona produce más por cada hora que trabaja. El resultado es conocido: un mal servicio en todo aquello que no son productos manufacturados o gestionados por multinacionales que tienen los estándares establecidos internacionalmente. La demanda de mano de obra extranjera crecerá en países donde el crecimiento económico es alto y el bienestar de la población va en alza, ocupando posiciones vacantes que los nacionales de aquel país no quieren, o no pueden, ocupar. Entre otras cosas, porque están todos ocupados en otros puestos de trabajo mejor pagados. 

VER MÁS: https://www.viaempresa.cat/es/opinion/cronica-autodestruccion-anunciada-iii_2157893_102.html